Nota de la Universidad de Alicante:

Alicante, 28 de febrero de 2014

Cuando se cumplen setenta y cinco años del final de la Guerra Civil, el Archivo de la Democracia de la Universidad de Alicante, en colaboración con la Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica, presentan la muestra “El final de la Guerra Civil en Alicante. Represión y Exilio”. La exposición recoge los acontecimientos de ese momento histórico así como la represión que acompañó a la implantación de la dictadura franquista y el exilio del que muchos alicantinos no volvieron.

aifos

La sala Aifos, exposición “Llapis, paper i bombes. 1936-1939.

El vicerrector Carles Cortés, también presidente del Consejo Asesor del Archivo de la Democracia, inaugurará la exposición el próximo lunes 3 de marzo a las 19 horas, en la Sala Aifos del Campus (Edificio de Filosofía y Letras III), acompañado de los responsables del Archivo de la Democracia. La muestra estará abierta al público hasta el 29 de marzo.

Fotografías, vitrinas con objetos y documentos de este momento histórico, además de paneles explicativos, configuran esta exposición con la que el Archivo de la Democracia continúa su labor divulgativa. Con este objetivo el Archivo ya ha dedicado otras muestras similares a la II República, a las Constituciones Españolas, a los 30 años de la aprobación del Estatuto de Autonomía y a la Transición, entre otras.

 El final de la Guerra Civil en Alicante

En el mes de marzo de 1939 la provincia y la ciudad de Alicante tuvieron un gran protagonismo en los acontecimientos finales de la Guerra Civil española. Así lo prueban el establecimiento del último gobierno republicano, presidido por Juan Negrín en el Medio Vinalopó, la salida de miles de republicanos hacia el exilio a bordo de varias embarcaciones, en especial el Stanbrook, y la tragedia ocurrida en el puerto alicantino donde se concentraron unas quince mil personas en espera de barcos que les permitiesen escapar de la represión franquista, unos barcos que no llegaron por la inhibición de las democracias occidentales. La entrada de las tropas italianas de la División Littorio que rodearon el puerto, obligó a rendirse a los últimos defensores de la II República. Tras unos juicios sumarísimos celebrados sin la menor garantía jurídica, muchos acabaron sus vidas ante un pelotón de fusilamiento, y los más, cautivos en campos de concentración, en cárceles superpobladas o realizando trabajos forzados para la construcción de monumentos, pantanos y carreteras. Y como todos los vencidos, tuvieron que seguir ocultando durante muchísimos años sus ideas. Los que consiguieron salir hacia el exilio tuvieron que rehacer sus vidas en diversos países y, en muchos casos, siguieron luchando contra el fascismo en la Segunda Guerra Mundial: miles de alicantinos se establecieron en el Norte de África, Francia, la Unión Soviética, México y otros países, y más de doscientos fueron internados en los campos de exterminio nazis, en los que la mayoría pereció

Ver noticia en la web de la Universidad web

Ver noticia en La Vanguardia y en Las Provincias

Anuncios